Desde un primer momento he tenido claro que este blog no debía limitarse a ser un altavoz de mis reflexiones. Mi objetivo era, y sigue siendo, crear un punto de encuentro en el que analizar la actualidad de la comunicación, el protocolo y los eventos. Poco a poco lo voy consiguiendo, y hoy, dos semanas después del estreno, tengo el orgullo de compartir con vosotros la aportación de un compañero y gran profesional al que admiro: Santiago Sánchez Regadera, quien como yo se encuentra sumido en un proyecto prometedor. La temática no podía estar más de actualidad: las precedencias en el seno de las instituciones europeas.

Con motivo del Consejo Europeo que se ha celebrado estos días en Bruselas, los que nos dedicamos al protocolo y la organización de eventos hemos podido leer artículos en prensa con grandes errores de documentación y no solo desde el ámbito estricto de las precedencias o de los aspectos más protocolarios con los que se identifican estos encuentros internacionales al más alto nivel.

Entre los errores más importantes y que probablemente expliquen los demás, está el desconocimiento de lo que es la Unión Europea, su composición y estructura. La UE está formada por instituciones que forman y representan a los países miembros, a las instituciones nacionales y a sus ciudadanos. Parece que no hay duda cuando se habla del Parlamento Europeo o a la Comisión pero sí que surgen los errores cuando se trata de los Consejos.

Es frecuente encontrar errores en los medios de comunicación cuando se refieren al Consejo Europeo o al Consejo de la Unión Europea, instituciones que se confunden habitualmente. Del mismo modo suele generarse confusión cuando se trata del Consejo de Europa.  Según indican en la página Web oficial de la Unión Europea que está al alcance de todos, no es difícil encontrar la diferencia:

“El Consejo Europeo es la institución de la UE que define la orientación política general y las prioridades de la Unión Europea. Está integrado por los Jefes de Estado o de Gobierno de los Estados miembros, así como por su Presidente y el Presidente de la Comisión.”

Por el contrario, “el Consejo de la UE es la institución que representa a los gobiernos de los Estados miembros. También conocido informalmente como el Consejo de la UE, es el foro donde se reúnen los ministros nacionales de los países de la UE para adoptar la legislación y coordinar las políticas.”

Por último, el Consejo de Europa no forma parte siquiera de las instituciones de la UE.

Pero volvamos al punto de partida, el de los errores en materia de protocolo que cometen los medios de comunicación que siguen sin tener en cuenta esta disciplina, fomentando de esta forma lo que podríamos definir como el “Sálvame” político al que también colabora la situación política e institucional que vivimos en nuestro país.

Todo viene a raíz de un artículo publicado el 12 de febrero de 2015 en el diario digital El Periódico y que titulaba así: “Las autoridades europeas sientan a Tsipras y a Merkel lo más alejados posible”.

El artículo incluía para justificar este titular una foto colgada en Twitter por el primer ministro finlandés, Alexander Stubb, en el que daba la bienvenida a los nuevos miembros del Consejo tras sus respectivas elecciones en sus países. En ella se podía ver la colocación de la mesa y por tanto el lugar donde se colocaban los diferentes líderes europeos.

Con motivo del Consejo Europeo que se ha celebrado estos días en Bruselas, los que nos dedicamos al protocolo y la organización de eventos hemos podido leer artículos en prensa con grandes errores de documentación y no solo desde el ámbito estricto de las precedencias o de los aspectos más protocolarios con los que se identifican estos encuentros internacionales al más alto nivel.

Entre los errores más importantes y que probablemente expliquen los demás, está el desconocimiento de lo que es la Unión Europea, su composición y estructura. La UE está formada por instituciones que forman y representan a los países miembros, a las instituciones nacionales y a sus ciudadanos. Parece que no hay duda cuando se habla del Parlamento Europeo o a la Comisión pero sí que surgen los errores cuando se trata de los Consejos.

Es frecuente encontrar errores en los medios de comunicación cuando se refieren al Consejo Europeo o al Consejo de la Unión Europea, instituciones que se confunden habitualmente. Del mismo modo suele generarse confusión cuando se trata del Consejo de Europa.  Según indican en la página Web oficial de la Unión Europea que está al alcance de todos, no es difícil encontrar la diferencia:

“El Consejo Europeo es la institución de la UE que define la orientación política general y las prioridades de la Unión Europea. Está integrado por los Jefes de Estado o de Gobierno de los Estados miembros, así como por su Presidente y el Presidente de la Comisión.”

Por el contrario, “el Consejo de la UE es la institución que representa a los gobiernos de los Estados miembros. También conocido informalmente como el Consejo de la UE, es el foro donde se reúnen los ministros nacionales de los países de la UE para adoptar la legislación y coordinar las políticas.”

Por último, el Consejo de Europa no forma parte siquiera de las instituciones de la UE.

Pero volvamos al punto de partida, el de los errores en materia de protocolo que cometen los medios de comunicación que siguen sin tener en cuenta esta disciplina, fomentando de esta forma lo que podríamos definir como el “Sálvame” político al que también colabora la situación política e institucional que vivimos en nuestro país.

Todo viene a raíz de un artículo publicado el 12 de febrero de 2015 en el diario digital El Periódico y que titulaba así: “Las autoridades europeas sientan a Tsipras y a Merkel lo más alejados posible”.

El artículo incluía para justificar este titular una foto colgada en Twitter por el primer ministro finlandés, Alexander Stubb, en el que daba la bienvenida a los nuevos miembros del Consejo tras sus respectivas elecciones en sus países. En ella se podía ver la colocación de la mesa y por tanto el lugar donde se colocaban los diferentes líderes europeos.

Es precisamente el desconocimiento de la estructura de la UE la que puede hacer que se cometa tal error pues la decisión de qué lugar ocupa cada uno de los líderes políticos no es algo que se deje a la improvisación y en este caso menos, pues su orden está decidido y aprobado por la Decisión del Consejo de 1 de enero de 2007 relativa al orden de ejercicio de la Presidencia del Consejo. Es decir, que antes de que Tsipras entrara en política, ya se había decidido dónde iba a sentarse Grecia en el consejo del 12 de febrero de 2015.

Esta reflexión es la que llevó a la publicación del siguiente comentario en Facebook donde, por motivos de comunicación se decidió publicar sin estos comentarios previos:

Lástima que todavía hoy se pueda pensar que esto funciona así.

Señores de El Periódico: gracias a una cosa que se llama #‎Protocolo y que siempre denostáis, la colocación de los líderes políticos en reuniones organizadas no se basa en criterios políticos si no institucionales. Las instituciones de la #‎UniónEuropea tienen unos reglamentos que indican cómo colocar a las autoridades representantes de cada país.

En este caso, el orden es el de siempre, el aprobado por todos, independientemente de quién sea la persona que se sienta en el sillón, dando igual que sea jefe de Estado o de Gobierno, porque lo que prima es el país al que representa.

Los turnos de presidencia semestral son rotatorios y el orden del resto de países se configura de forma lineal siguiendo esa lista que hoy por hoy llega hasta el año 2020. Al ser un acto promovido por el Consejo de la Unión Europea, preside el Presidente de la misma. Junto a él, el Presidente del Parlamento Europeo que es la autoridad motivo del encuentro. De ahí, pasamos al país que actualmente ocupa la presidencia, Letonia y desde él, hacia la derecha, en círculo, el resto de países hasta Italia, último país que ostentó la presidencia de la Unión el semestre pasado.

Creo que queda claro que la elección por parte de los griegos de Tsipras, no tiene que ver con su lugar en la mesa y menos aún, con el lugar de la canciller Alemana.

Quedo a su disposición para tratar cualquier duda a este respecto que pueda quedarles y remitirles la documentación oficial de la propia UE que acredita este escrito.

Del mismo modo les emplazo a contactar con personas que acrediten conocimientos en la materia para tratar ciertos temas que nada tienen que ver con fabulaciones políticas y sí con un campo de estudio, el #Protocolo y la organización de #‎Eventos que como ven tiene mucha importancia pero que rara vez desde los medios de comunicación dais crédito.

Un saludo.

Con este comentario y las aclaraciones que le preceden queda de manifiesto el desconocimiento, por no decir el desprecio que los medios de comunicación tienen hacia el Protocolo pero también, por su repercusión, la unidad y la lucha en común de un gran número de profesionales de esta disciplina que aspiran a colaborar y poner su granito de arena en la difusión de las técnicas y normas que se aplican en la organización de todo tipo de eventos, ya sean eventos empresariales, presentaciones de productos, inauguraciones o cumbres internacionales.

Emplazamos desde aquí, si alguien quiere comprobarlo o tiene alguna duda, compare el orden de los países citados en la Decisión del Consejo de 1 de enero de 2007 con la foto de la colocación de los asistentes a la cumbre.

Santiago Sánchez Regadera
COMUNICACIÓN I PROTOCOLO I EVENTOS
santiago@comunicacionyprotocolo.es
653 533 730

“Todos juntos sumamos”. Mi blog es vuestro, y por lo tanto, está a vuestra entera disposición.